Email

jueves, 6 de febrero de 2014

Claudio Arrau el pianista.



Claudio Arrau, fue un virtuoso del piano que logró reconocimiento a nivel mundial, que nació en Chillán, Chile, el 6 de febrero de 1903 y murió el 9 de junio de 1991 en Austria. Se le considera uno de los grandes pianistas del siglo XX y fue alumno predilecto del alemán Martin Krause.
Arrau adquirió especial reputación por sus interpretaciones de Bach, Brahms, Chopin, Debussy, Liszt, Mozart, Schumann, Schubert y, sobre todo, Beethoven, una reputación reflejada en una gran cantidad de grabaciones. Tenía una técnica extraordinaria y un virtuosismo único. En ocasiones, sus tiempos eran inusualmente lentos, pero su consideración de los detalles y una rica sonoridad conllevaron un excepcional poder intelectual y una profundidad de sentimiento. Arrau conseguía esto por un cuidadoso estudio de la Historia en la que se habían escrito la piezas musicales que interpretaba; conocía de la historia como pocos, era un gran estudioso de ella. Su vasta cultura general fue una de sus características más destacadas.
Arrau recibió numerosos premios y distinciones durante su carrera, incluyendo la Legión de Honor de Francia, el Premio de la Música de la Unesco, la Medalla Beethoven de Nueva York, el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Oxford, y el Premio Nacional de Arte de Chile en 1983.
Arrau mantuvo a lo largo de su trayectoria una pulcritud en sus interpretaciones. Esta pulcritud refiere a un sentido lógico sólo dado por la maduración de las obras. Siendo niño prodigio, desarrolló una técnica sólida desde muy temprana edad, lo que le permitió más adelante concentrarse en la interpretación y desarrollar una madurez en ese sentido. Los tempos y los rubatos de Arrau son inusuales y hacen que su interpretación sea digna de tomarse en cuenta. Su vasto repertorio se manifiesta, aunque no completamente, en su extensa discografía. Destacan especialmente sus grabaciones de los Estudios Trascendentales de Franz Liszt, las obras más importantes para piano de Robert Schumann, las 32 sonatas para piano de Beethoven, así como decenas de obras con orquesta.
Su abundante repertorio incluía la obra completa para teclado de Johann Sebastian Bach, la cual fue interpretada durante un maratoniano ciclo en Alemania en los años 30. Desgraciadamente no existe grabación del evento y Arrau sólo accedió a grabar unas pocas piezas de Bach al final de su carrera. La razón que esgrimía el propio Arrau para haber eliminado a Bach de su repertorio habitual era que no creía en el piano como instrumento adecuado para interpretar la música de aquella época.

fuentes:aficionadosalarte, wikipedia.







Apoya por favor es sitio y difundelo, gracias.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...