Email

jueves, 8 de mayo de 2014

Las hormigas, son maestras en tecnología.


El pasado enero, la investigadora de la Universidad de Stanford Deborah Gordon envió a bordo de una sonda no tripulada 600 pequeñas hormigas del pavimento, una especie que forma colonias bajo las aceras y calles de las ciudades, a la Estación Espacial Internacional.
Su llegada al laboratorio orbital marcó el inicio de un experimento en el que se intentará determinar cómo adaptan los algoritmosinnatos que modulan su comportamiento grupal en ese exótico entorno.
Gordon cree que la información que se obtenga sobre la conducta de los formícidos en microgravedad podrá ayudarnos a mejorar la forma en que algunos dispositivos, como ciertos robots de búsqueda y rescate, responden cuando se encuentran en situaciones difíciles.
Y es que las últimas investigaciones sobre el modo en que estos insectos sociales se organizan y resuelven problemas servirán para desarrollar desde avanzados algoritmos y materiales autorreparables hasta robots autónomos.
Por ejemplo, inspirándose en la forma en que se desplazan estos hexápodos, que siguen a sus semejantes dentro de una multitud, Doug Lawson, geólogo y analista de sistemas de la aerolínea Southwest, diseñó un algoritmo para determinar la forma más eficaz de ocupar los asientos en un avión y así reducir el tiempo que se emplea en este proceso.
La ciencia de los nuevos materiales también podría beneficiarse de la forma en que algunas hormigas se coordinan para construir con sus cuerpos puentes o biobalsas capaces de mantenerse a flote en una corriente de agua. En conjunto, estas estructuras vivientes muestran las propiedades de un compuesto activo, como si fueran un sólido elástico o viscoso.
Más información sobre el tema en el reportaje Cara a cara con las hormigas escrito por Ángela Posada-Swafford. Puedes leerlo en el número 396 de Muy Interesante.
Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de laaplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.



La extraordinaria organización de la que hacen gala estas hormigas carpinteras –Camponotus fellah– ha llamado la atención de un equipo de investigadores de la Universidad de Lausana, en Suiza, que ha etiquetado a sus miembros para estudiar el rol de cada uno. © H.&H.-J. Koch/animal-affairs.com




En 2003, la NASA desarrolló un gel especial translúcido que servía a la vez de hábitat y alimento para un grupo de hormigas. Así, los astronautas podían estudiar fácilmente su comportamiento en un entorno de microgravedad. © H.&H.-J. Koch/animal-affairs.com

Apoya por favor es sitio y difundelo, gracias.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...