Email

jueves, 10 de diciembre de 2015

El persa Al-Biruni, la edad de 17 años fue capaz de calcular la latitud de Kath y a los de 22 ya había escrito varias obras de Ciencia.



Al-Biruni (973 - 1048) fue un matemático, astrónomo, físico, filósofo, viajero, historiador y farmacéutico persa, uno de los intelectuales más destacados del mundo islámico.

Escribió cerca de 150 obras sobre historia, astronomía, astrología, matemáticas y farmacología, de las cuales apenas ha sobrevivido una quinta parte de ellas.

Al Biruni nació el 15 de septiembre de 973 en la ciudad corasmia de Kath (en el actual Uzbekistán) y murió en Gazni (en el actual Afganistán), el 13 de diciembre de 1048 (a los 75 años).

A la edad de 17 años fue capaz de calcular la latitud de Kath, gracias a la altitud máxima alcanzada por el Sol, y a la edad de 22 ya había escrito varias obras cortas sobre la ciencia de la cartografía que incluían un método para la proyección de un hemisferio en un plano. A la edad de 27 sus escritos incluían temas como el estudio del paso del tiempo (cronología) y los astrolabios, el sistema decimal, la astrología y la historia. También calculó el radio de la esfera terrestre (la supuestamente extendida creencia medieval en una tierra plana es un mito moderno) con un error inferior al 1 % de su valor medio actualmente aceptado; el mundo occidental no llegó a tener un resultado equivalente hasta el siglo XVI.

Fue discípulo y amigo de Abu Nasr Mansur y mantuvo una relación epistolar bastante intensa con el filósofo y médico Avicena, así como con el historiador, filósofo y moralista Ibn Miskawayh. Era capaz de hablar varios idiomas, entre los que se cuentan el griego, el hebreo, el sirio y el bereber, aunque escribió su obra enpersa (su lengua materna) y árabe. Acompañó a Mahmud II de Gazni en sus campañas militares en la India, lo que le permitió aprender sánscrito y prácrito y estudiar su religión y su filosofía, así como escribir las Ta'rikh al-Hind (‘crónicas de la India’).


Ilustración de un eclipse lunar, de Al-Biruni.


Hizo contribuciones matemáticas en campos como:
La aritmética teórica y práctica
La suma de series
El análisis combinatorio
La regla de tres
Los números irracionales
La teoría de las razones (cocientes) numéricas
Definiciones algebraicas
Los métodos de resolución de ecuaciones algebraicas
La geometría
Los teoremas de Arquímedes
La trisección del ángulo
Gnomónica

Aunque también estudió y reflexionó sobre otros temas, lo que queda reflejado en obras como:
La cronología de las naciones antiguas (también conocida como Cronología), obra temprana recopilatoria de diversos trabajos de juventud sobre astrolabios, astrología e historia.
Aunque muchos piensan que tuvo una gran afición por la astrología, de la lectura de sus obras se desprende que no creía tanto en ésta (como podría intuirse de los títulos de sus obras); antes bien, la utilizó como base para sus estudios verdaderamente científicos. Era un verdadero devoto del islamismo, pero no mostraba prejuicios racistas ni contra los practicantes de otras religiones.
Muchas de las ideas de Al-Biruni derivaron de los debates que mantuvo con académicos de su tiempo. Por ejemplo, hizo importantes observaciones sobre la naturaleza de la luz y el calor que fueron el resultado de su larga correspondencia con Avicena. En realidad Al-Biruni no fue un gran innovador ni sus escritos estaban llenos de teorías originales... sus ideas están fundadas en el método experimental y en la observación. Su don de lenguas le permitió leer de primera mano muchos tratados de la época y su idea preclara del desarrollo evolutivo de la ciencia le convirtieron en un gran enciclopedista y erudito.

La necesidad de calcular el tamaño de la tierra se hizo sentir por primera vez cuando el califato abasí se extendió a lo largo y ancho de España hasta el río Indo, en la actual Pakistán. Los musulmanes están obligados a rezar frente a la dirección de la Kaaba y estar lejos de Kaaba no escatima uno de esta obligación. Así que no importa en qué medida los musulmanes eran de la Kaaba que necesitaban para determinar su dirección exacta para orar. Para ello precisa que necesitaban saber la curvatura de la tierra y sabiendo esto exigieron que saben que el tamaño de la Tierra. Por cierto, el Califa también tenía curiosidad por saber el tamaño de su imperio!

Por lo tanto califa abasí Al-Mamun empleó un equipo de académicos de renombre de la época y les asignó la tarea de calcular el tamaño de la Tierra. Comenzaron por la búsqueda de la distancia en la que el ángulo del sol al mediodía cambiado en 1 grado, se multiplica por 360 y que llegan a la circunferencia de la que el tamaño se puede deducir. Llegaron a un valor que estaba dentro de un 4% del valor real. El problema con este método es que era engorroso para medir grandes distancias en línea recta entre dos puntos en el calor del desierto y tal vez sólo tenían para contar pasos para medirlo.

Al-Biruni ideó un método más sofisticado y confiable para lograr este objetivo.


Apoya por favor es sitio y difundelo, gracias.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...