Email

martes, 17 de enero de 2017

Grandier el sacerdote que embrujo a las ursulinas.


Grandier fue sacerdote en la iglesia de Sainte Croix en Loudum, ciudad de Francia central. Parece ser que tuvo varias relaciones sexuales y románticas con mujeres y adquirió fama de don juan. En 1632, un grupo de monjas del convento local de las lo acusó de haberlas embrujado, enviándoles el demonio Asmodeo, entre otros, para realizar actos malvados e impúdicos con ellas.
En Loudun se llevó a cabo una investigación acerca de la conducta de Grandier, dirigida por uno de sus principales enemigos, el fiscal Louis Trincant. El 15 de noviembre de 1629, Grandier fue puesto bajo arresto en Poitiers por orden del obispo. El 3 de marzo de 1630, fue condenado a abstenerse de ejercer sus funciones eclesiásticas durante cinco años en la diócesis de Poitiers, y durante el resto de su vida en la ciudad de Loudun. Salió de la prisión, donde había permanecido durante más de tres meses, y apeló al arzobispo de Burdeos. En noviembre de 1631, Grandier, gracias a sus influencias en las altas esferas, logró que le fuera levantada la suspensión a divinis, y fue restaurado en su dignidad eclesiástica.
En el otoño de 1632, las monjas comenzaron a ser testigos de extrañas apariciones sobrenaturales, los padres Mignon y Barre comenzaron a exorcizar a las monjas. Durante los exorcismos, varias de las monjas, incluida la superiora, Juana de los Ángeles, sufrieron violentas convulsiones, chillaron e hicieron proposiciones sexuales a los sacerdotes. Muchas de ellas narraron sueños pecaminosos. La superiora reveló que ella y las otras monjas estaban poseídas por dos demonios, llamados Asmodeo y Zabulón, que habían llegado hasta ellas cuando el padre Grandier arrojó un ramo de rosas por encima de los muros del convento. Grandier trató de evitarlo, recurriendo primero al bailío de Loudun, y luego al arzobispo de Burdeos. Finalmente, gracias a este último, los exorcismos se interrumpieron el 21 de marzo de 1633, y las monjas fueron recluidas en sus celdas.

Continuaron, sin embargo, los esfuerzos de los enemigos de Grandier para causar su ruina. Uno de estos enemigos era Jean de Laubardemont, pariente de Juana de los Ángeles y protegido del cardenal Richelieu. Laubardemont y un monje capuchino, Tranquille, dieron al cardenal noticias de los fallidos exorcismos, y le llevaron una copia de un libelo satírico que Grandier había supuestamente escrito sobre Richelieu. El cardenal hizo que Grandier fuera arrestado, acusado de brujería.


Se llevó a cabo una nueva serie de exorcismos en las hermanas, que acusaron a Grandier de haberlas embrujado. En total, Juana y las otras monjas afirmaron estar poseídas por una multitud de demonios.
Satanás, Belcebú, Lucifer, Leviatán Astaroth.
Certificada por la firma y el sello del diablo principal y mis maestros, los príncipes del infierno.
El contrato fue escrito en latín, el uso de espejos de derecha a izquierda - todo el mundo sabe que todos los habitantes del infierno escriben asi. La historia de la aparición del contrato. En el último momento se le dio la posibilidad de reconciliación con la Iglesia (en cuyo caso habría sido estrangulada primera Garrote y luego quemado), pero las monjas Ursulinas no le permitió tomar ventaja de ello, a partir de las salpicaduras de agua en la cara, cuando Grandier trató de hablar.

El 18 de de agosto de, 1634 Urbain Grandier fue quemado vivo.
Siempre juró ser inocente.

Apoya por favor es sitio y difundelo, gracias.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...